.
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Los bebés bailan prácticamente desde que nacen de forma instintiva e innata en cuanto escuchan música o sonidos rítmicos. Es una actividad que les divierte y relaja, les permite hacer ejercicio físico, desarrolla su aparto motor y estimula sus sentidos, entre otras cosas. Te contamos todos los beneficios que tiene el baile para los niños y cómo puedes estimularles mientras bailan.

Beneficios del baile en los niños

Bailar tiene múltiples beneficios para los bebés. El baile es una actividad que aporta varios beneficios físicos, psíquicos, emocionales y anímicos a los bebés y los niños.

A nivel físico favorece que desarrollen la motricidad gruesa, la coordinación y la concentración, que tomen conciencia de las diferentes partes de su cuerpo, que ganen autonomía, libertad de movimientos y que aprendan a expresarse corporalmente.

BAILAR TIENE NUMEROSOS BENEFICIOS FÍSICOS Y PSICOLÓGICOS EN LOS NIÑOS

Además, es un ejercicio estupendo a nivel cardiovascular que tonifica el corazón y los músculos. También mejora la elasticidad, flexibilidad y agilidad de movimientos, aspectos claves de su crecimiento.

El baile tiene importantes y positivos efectos cognitivos sobre los niños. Mejora su autoestima y les aporta confianza en sí mismos.

Danzar al son de la música divierte y relaja a lo bebés; y mientras bailan desarrollan el sentido del ritmo, el oído y el equilibrio.

 

Otras ventajas menos conocidas del baile en los niños son:

  • Fortalece el vínculo afectivo entre padres e hijos o entre hermanos y amigos.
  • El movimiento es un excelente ejercicio para potenciar el sentido y la inteligencia espacial.
  • El baile y la música generan endorfinas, unas hormonas que transmiten felicidad. Es por eso que mejora el estado de ánimo del niño y le divierte.
  • Bailar también potencia la atención ya que el movimiento ayuda a mantener la mirada en un punto concreto. Las coreografías, por sencillas que sean, aumentan la concentración; y la repetición de movimientos, desarrolla la memoria.
  • Favorece la sociabilidad. Cuando el niño baila con sus familiares o amigos, está aprendiendo a relacionarse, a trabajar en equipo y a disfrutar en grupo.
  • El baile estimula la creatividad.
  • El ejercicio también favorece el descanso y el sueño.

Por último, el baile tiene un efecto de gran importancia en los más pequeños: les proporciona un mayor conocimiento de su cuerpo y de sí mismos, un factor clave en su desarrollo. Los movimientos que se producen con el baile permiten al bebé definir su propio esquema corporal y ser consciente de la evolución de sus capacidades en cada momento de su desarrollo.

Cómo estimular el baile en los bebés

Los bebés pueden practicar el baile antes incluso de que sepan andar. Basta con que escuchen música para que muevan el cuerpo de manera rítmica y de forma innata. Para favorecer el gusto por el baile en el pequeño y que aproveche todos sus beneficios, puedes bailar con él entre tus brazos, sosteniéndole junto a ti y moviéndote al ritmo de una melodía.

Asimismo, podemos ofrecerle materiales de juego adecuados, como instrumentos musicales o juguetes sonoros, para despertar su curiosidad e interés por la música y el movimiento corporal, dos importantes factores directamente relacionados con la práctica del baile en los bebés.

El Robot Robi de Fisher-Price, por ejemplo, es un juguete específicamente diseñado para alentar al bebé en la expresión de sus primeros movimientos al compás de la música. Al cantar y bailar al ritmo de las canciones que emite, despierta en el bebé el deseo de imitar sus movimientos.

Este efecto se acentúa con las luces LED que emite. Es un juguete muy versátil que también enseña a los niños la relación causa-efecto: “aprieto este botón y la tripa se ilumina” o “si aprieto esta tecla, el robot canta y baila”.

Asimismo, trabaja la atención y la comprensión de órdenes sencillas y el lenguaje oral de los niños al hablarles para animarles a seguir órdenes fáciles y permitirles grabar sus propios mensajes de voz. De esta forma, los niños aprenden a interactuar y adquieren cada vez mayor vocabulario.

También podemos ponerles un rato de música cada día y realizar movimientos específicos que les animen a imitarnos y les ayuden a sincronizar su cuerpo con el ritmo de la melodía: tocar las palmas o llevar el ritmo con un pie.

BAILAR CON ÉL EN BRAZOS O PONERLE MÚSICA FAVORECE EL DESARROLLO DE NUESTRO BEBÉ

El baile es un buen recurso. No solo para jugar y divertirse sino también para estimular el desarrollo físico, psíquico y emocional de los más pequeños de la casa desde muy temprana edad.

Cuando tu hijo ya sepa andar, sigue animándole a bailar. Sus movimientos serán cada vez más rítmicos y tendrá cada vez un mayor dominio de su propio cuerpo. Además, disfrutará mucho. ¡Bailar es muy divertido!

Imágenes | iStock / FluxFactory / bowdenimages / Liderina.