.
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Los juguetes son un elemento esencial en el desarrollo de nuestros bebés. Ya sean estos sencillos cojines o mesas multiaprendizaje para pequeños exploradores. Los juguetes les ayudan a comprender el mundo y a aprender pero, siempre mientras se divierten.

Ahora hay una nueva generación de juguetes que acompañan a los más pequeños en su crecimiento, planteándoles nuevos retos a medida que crecen y abriendo diferentes niveles y capas de contenido según van aprendiendo. Son los juguetes que se adaptan a los niños, y no al revés.

Juguetes para más de una edad

En el pasado, los juguetes eran diseñados solo para una franja de edad muy concreta, pero el mundo de la diversión y el juego ha cambiado muchísimo, para mejor.

Ya se trate de colchas inteligentes o juegos de bloques que despiertan su imaginación, pasando por andadores que se adaptan a su estatura o los clásicos juguetes con ruedas, ahora los mismos juguetes sirven para un amplio rango de edades y para distintos géneros.

Los juguetes específicos para cuando tienen un mes, dos o tres han sido renovados con una gama de juegos que se abren a una horquilla de edad bastante amplia. Tenemos los que son de 0 a 12 meses, de los 6 a los 32 o incluso juguetes que abarcan del año a los cinco años.

Tecnología inteligente que crece con tu pequeño

Ese mismo juguete que le regalamos con cinco meses mientras gateaba puede acompañarle en sus primeros pasos a los dos años. Pero el juguete, aunque de la impresión de ser el mismo, cambia con el pequeño, adaptándose a él a medida que crece.

Esta tecnología a veces no es visible, y si tomamos en brazos, por ejemplo, juguetes como el Perrito primeros descubrimientos, es posible que no nos percatemos de lo que tiene en su interior. Puede parecer un peluche más como los que estamos acostumbrados a ver, con algunos botones, cada vez más frecuentes en este tipo de juguetes.

Muchos juguetes han respondido a apretones y abrazos con frases divertidas y canciones que animan y entretienen a los bebés. Pero la novedad no son los botones o el hecho de que provoquen sonidos, sino qué tipo de sonidos generan y por qué lo hacen.

Al apretar las patas, la barriga, las orejas o el corazón se reciben como respuesta palabras, canciones o un juego que motiva al pequeño –y aquí está la clave– al nivel al que este se encuentra. Es decir, sus contenidos y juegos se adecuan a la edad o el nivel de desarrollo de nuestros pequeños con el objetivo de hacer compañía tanto al bebé de 6 meses que se divierta tocando sus botones como al explorador de 36 que busque retos más complejos.

Volviendo sobre el ejemplo del Perrito primeros descubrimientos, con él se puede jugar en tres niveles o edades diferentes:

  • El nivel de exploración, a partir de 6 meses, en que palabras y sonidos despiertan su curiosidad por el mundo que le rodea.
  • El nivel de interacción, a partir de los 12 meses, que anima al peque a responder preguntas e instrucciones sencillas.
  • El nivel de imitación, a partir de 18 meses, que fomenta la imaginación del niño presentando los juegos de imitación.

Estos juguetes ofrecen retos y contenido en forma de luces, canciones y frases que se adaptan de forma progresiva al avance y desarrollo del niño a través de distintos niveles y capas de contenido.

El mismo juguete para dos o más bebés

Gracias a esta maleabilidad y adaptación de los juguetes de tecnología inteligente, un mismo juguete puede servir para dos o más hermanos. Aquellos padres que hayan tenido dos o más hijos descubren que no todos crecen a la misma velocidad. Incluso cuando los bebés comparten gustos, ninguno de los pequeños es igual que otro. ¿Por qué iban a responder igual sus juguetes?

Esta experiencia doméstica también la vemos en guarderías, parques de juego y otros ambientes que ocupan a nuestros bebés. Las edades que se colocan en las etiquetas de los juguetes son orientativas, ya que no todos los niños con los mismos meses de edad estarán igual de interesados en el mundo y en descubrir cómo funcionan las cosas a su alrededor.

Ventajas de los juguetes inteligentes en su aprendizaje

Que un mismo juguete evolucione a medida que crece el niño presenta una estabilidad importante del proceso de aprendizaje. ¿Cuántas veces nuestro bebé ha querido mantener un juguete aunque se le haya “quedado pequeño”? Ahora, si el bebé no quiere, no tiene por qué cambiar de juguete para pasar al siguiente nivel de complejidad.

Estos juguetes presentan otra ventaja para su aprendizaje, y es que, al ser cambiantes, nuestros hijos se cansan menos de ellos. Una de las causas por las que nuestros pequeños se lanzan a por nuestros tablets y teléfonos es porque sus juegos son estimulantes , como lo es esta nueva generación de juguetes.

La necesidad de los juguetes adaptativos

Como hemos mencionado antes, no todos los bebés se desarrollan a la misma velocidad. Algunos bebés se toman más tiempo en las primeras fases de descubrir los colores y sonidos, mientras que otros buscan rápido la conversación y simular un comportamiento más adulto, como sus padres.

Este tipo de juguetes adaptativos, que van acompañando al pequeño durante su crecimiento , son juguetes perfectos para hermanos y hermanas que se lleven cierta edad. Así, ambos podrán jugar con el mismo juguete, que será distinto para cada uno.

El mundo del juego y la diversión está cambiando a medida que la tecnología se abre camino en ellos. A medida que los juguetes evolucionan, pueden ayudar a divertirse mejor a los más pequeños.

El juguete moderno no es un condicionante (por ejemplo por género o edad) sino un elemento de compañía que les ayuda a alcanzar su potencia mientras se divierten. Y mientras juegan, que es lo importante.

Imágenes | iStock/chrisbrignell | Fisher-Price