.
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Introducir a los niños de 0 a 12 meses en el mundo de la lectura no solo es posible sino que resulta muy positivo, ya que la empiezan a disfrutar por medio del juego y resulta una actividad muy placentera para ellos. Te contamos los beneficios que tiene la lectura para los bebés y cómo irles aficionando a sus primeros libros.

Beneficios de la lectura para los bebés

Aunque parezca que no tiene mucho sentido leer a un bebé que no entiende lo que le decimos, si comenzamos a leer cuentos a nuestros hijos tan pronto como nacen y permitimos que manipulen cuentos adecuados para su edad en cuanto sean capaces de ello, podrán disfrutar durante más tiempo de todos los beneficios de la lectura desde que son bebés:

 

  • Cuando son muy pequeños, el sonido y la calidez de la voz de sus padres, así como su acercamiento, les relaja y se crea un vínculo muy especial.
  • Les permite ir aumentando su nivel de atención.
  • Les ayuda a desarrollar la compresión.
  • Otorga aptitudes de audición y memoria.
  • Introducir la lectura como un juego, y no como una obligación, desde la primera infancia nos permite inculcarles una sana afición por los libros.
  • Les enseña a interpretar las imágenes. Puede que los bebés no sepan leer, pero los niños pequeños aprenden el mundo que les rodea a través de imágenes, con las que establecen una relación de significado. Incluso los niños más pequeños reconocen imágenes y les atribuyen connotaciones positivas o negativas. Posteriormente, el niño aprende a relacionarlas con sus respectivos nombres.
  • Aprenden a identificar formas y a sentirse identificados con los personajes.
  • Les da información sobre el mundo que los rodea.
  • Desarrolla su imaginación. Mirando las imágenes, el niño puede imaginarse las acciones y argumentos de la historia que les estamos contando.
  • Leerles en voz alta favorece el desarrollo del lenguaje en los bebés y les enseña vocabulario y significados. Les enseña a comunicarse e introduce en su aprendizaje conceptos sencillos como los números, las letras, los colores y las formas de una manera divertida. Asimismo, les ayuda a aprender todos los sonidos necesarios para hablar su idioma nativo. Cuantas más cuentos leamos al bebé, más expuesto estará a más palabras y mayor facilidad tendrá para hablar después.
  • Los niños a los cuales se les lee durante los primeros años de vida también tienen más posibilidades de aprender a leer en el momento adecuado ya que comienzan a identificar las palabras escritas antes que los demás.

Al margen de todos estos beneficios, un aspecto muy importante de la lectura a estas edades es el afectivo. Cuando los papás, abuelos o tíos cuentan un cuento a los niños, normalmente cogen al niño en su regazo o se ponen al lado de su cuna.

PODEMOS LEER A LOS BEBÉS DESDE QUE NACEN

Esto permite afianzar los vínculos afectivos familiares ya que en ese momento el niño siente que le están dedicando su tiempo y atención y eso también es muy positivo.

Por último, es una actividad placentera que les divierte enormemente. Para saber si un bebé disfruta con la lectura, basta con que hagamos expresiones mientras entonamos e interactuamos con el bebé. Por sus gestos y sonrisas comprobaremos lo mucho que disfruta.

Cómo desarrollar la afición de los niños por la lectura desde edades tempranas

A los niños les encanta escuchar el sonido de la voz de sus papás. Por tanto, leerles en voz alta desde que son bebés hace que establezcan una conexión positiva entre la voz de sus padres y los libros. Si a los bebés y los niños se les lee con alegría y entusiasmo, comienzan a asociar los libros con momentos placenteros y nace un amor por la lectura.

La manera más adecuada de leerle un cuento a un bebé es teatralizando la historia. Al tiempo que les vamos señalando los dibujos, podemos gesticular y hacer llamativas onomatopeyas de los objetos o seres que aparecen. Todo esto hace que el niño preste atención, se sorprenda y se divierta.

LOS PRIMEROS CUENTOS HAN DE SER CORTOS Y MANIPULABLES POR EL BEBÉ

Podemos comenzar utilizando cuentos muy cortos y manipulables por los niños, con dibujos bien definidos. Los primeros cuentos que debemos introducir en la vida del bebé son los libros que son como un juego más.

Los cuentos de plástico blando pueden acompañarles en el baño, la cuna o durante la hora del paseo. Los cuentos de tela que incluyen objetos, texturas, sonidos y actividades para que puedan estirar, pasar las hojas, morder, etc. hacen que el niño se interese por el libro.

Cuando ya es capaz de sentarse y ha perfeccionado la habilidad de agarrar cosas con la mano, podemos ofrecerle libros interactivos como el Libro interactivo de aprendizaje Ríe y Aprende de Fisher-Price. Los botones luminosos fomentan su curiosidad y el autodescubrimiento y al ser un libro parlanchín ayuda al niño a aumentar su vocabulario aprendiendo palabras sencillas, letras, números y formas.

El juguete les divierte con sus actividades y juegos de acción-reacción al tiempo que les desvela el principio de causa y efecto. Pasar páginas desarrolla su motricidad fina y las canciones y las luces estimulan sus sentidos.

ES IMPORTANTE QUE LOS NIÑOS NOS VEAN LEER Y QUE TENGAN LIBROS A SU ALCANCE

La experiencia de juego convierte la manipulación de un libro en una actividad divertida para ellos y, por lo tanto, serán más propensos a crecer queriendo tener libros alrededor. La manipulación de libros interactivos invita al niño a mirar, señalar, tocar y realizar acciones; todo lo cual promueve el desarrollo social y las aptitudes de razonamiento.

Una de las mejores maneras de asegurarnos de que nuestro pequeño se convertirá en un amante de la lectura es tener libros al alcance de su mano, por ejemplo cuando empieza a gatear, que pueda encontrarlos fácilmente en su cesto de juguetes.

También es vital que nos vean a nosotros leer en casa y que les aficionemos a coger un cuento en determinados momentos del día (antes de la hora de dormir, por ejemplo) para irles creando un hábito que incluya la lectura en sus actividades diarias.

Otra forma de ir introduciéndoles en la lectura en edades muy tempranas es por medio de cuentacuentos, marionetas, sombras chinescas, etc. A lo mejor el niño no entiende todo los que sucede en la historia, pero empieza a comprender que es una historia y que es una actividad divertida que le gusta hacer.

El acercamiento al mundo de los bebés depende en gran medida de lo que sus padres les muestran. Y los libros para bebés son una gran herramienta para dar a conocer a los pequeños el mundo que los rodea.

Puede que el niño no entienda todo lo que hacemos o por qué lo hacemos. Pero de la misma forma que no esperamos a que los niños comprendan todo lo que les decimos para hablarles, cantarles o jugar con ellos, compartir un agradable momento de lectura con ellos es un estímulo importante y una experiencia maravillosa que puede continuar durante años

Imágenes | iStock / Choreograph / m-imagephotography / evgenyatamanenko.