.
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Estimular el sentido auditivo del bebé es de gran importancia para que aprenda a pronunciar sus primeras palabras. Te explicamos cómo es el desarrollo auditivo de los niños y qué podemos hacer para fomentarlo.

Del periodo gestacional al nacimiento

La audición del bebé se inicia en el periodo gestacional. Ya antes de nacer, el bebé es capaz de responder a los sonidos que oye dentro del vientre materno, como los latidos del corazón de su mamá.

EL RECIÉN NACIDO ES CAPAZ DE RECONOCER LA VOZ DE SU MADRE

A partir de la vigésima semana de gestación, el oído del niño funciona prácticamente igual que el de un adulto. Cuando a lo largo del tercer trimestre, el feto acople su cabeza sobre la pelvis de la madre, podrá incluso reconocer su voz.

El oído humano es un órgano tan avanzado en el momento del alumbramiento que, desde el mismo momento del parto, los recién nacidos son capaces de distinguir la voz de su madre de entre todas las demás.

Desde el nacimiento a la etapa preescolar

Los bebés usan el oído para absorber todo tipo de información sobre el mundo que los rodea. La audición no solo les permite desarrollar el lenguaje, sino que también estimula el desarrollo de su cerebro, donde el área que responde a los sonidos y les atribuye significado seguirá desarrollándose hasta, aproximadamente, los 12 meses.

LA AUDICIÓN ESTÁ RELACIONADA CON EL DESARROLLO CEREBRAL DEL PEQUEÑO

Desde su nacimiento, el pequeño prestará mucha atención a las voces y también a los ruidos agudos, como el timbre de la puerta o el sonido de un teléfono. También responderá a sonidos familiares (nuestra voz al hablar o leer un cuento, por ejemplo).

Alrededor de los 2 meses, los bebés se interesan más por las voces familiares y emiten sonidos de vocales como “aaa”. Aproximadamente a los 4 meses, sienten curiosidad por descubrir la fuente de la que provienen los sonidos, y hacia los 6 meses empiezan a intentar imitarlos.

Antes de los 10 meses, los niños balbucean y responden a cambios en tono de voz, pudiendo distinguir si estamos tristes, enfadados o contentos. Al cumplir el año, el bebé comienza a pronunciar sus primeras palabras, como “ma-ma” y “pa-pa”, y también reconocerá su propio nombre.

A partir de ese momento, el pequeño seguirá usando el sentido del oído para descifrar su entorno y aprender a comunicarse con los demás, perfeccionando cada vez más sus habilidades expresivas.

Cómo estimular el desarrollo auditivo del niño

Para fomentar el desarrollo de tu bebé, puedes exponerlo a nuevos y diversos sonidos. La música, las canciones infantiles y los sonidos rítmicos como el tic tac de un reloj o el agua de una fuente, le ayudan a desarrollar la audición.

PUEDES ESTIMULAR EL OÍDO DE TU BEBÉ HABLÁNDOLE O JUGANDO CON ÉL

También puedes hablarle y leerle cuentos desde sus primeros días de vida. Al escuchar tu voz, el bebé se acostumbra a la armonía del lenguaje.

Si interpretas los diálogos de los cuentos, utilizas acentos, cantas o vocalizas, estimularás aún más la conexión auditiva con tu bebé. Cuanto más le hables, más sonidos y palabras aprenderá y más fácil le resultará hablar después.

Explícale lo que estás haciendo cuando estéis juntos, descríbele los colores y el tipo de prenda que le estás poniendo mientras le vistes, los objetos que estás incluyendo en su bolsa de paseo antes de salir a la calle o la textura y el sabor de los alimentos mientras coméis.

A partir de los 9 meses, puedes proporcionarle juguetes adecuados a su edad que incluyan melodías y frases sencillas, como Guau-guau perrito robot de Fisher-Price.Sus movimientos captan la atención del pequeño mientras sus divertidas canciones estimulan su capacidad de escuchar.

El oído y el desarrollo del habla

A lo largo de la primera infancia, el sistema nervioso del bebé va madurando progresivamente permitiendo que su sentido auditivo se vaya especializando poco a poco.

EL DESARROLLO DEL SENTIDO AUDITIVO ES CLAVE PARA LA ADQUISICIÓN DEL HABLA

En los niños pequeños el desarrollo de la audición está muy relacionada con los dos hemisferios cerebrales e influye directamente en el desarrollo del habla.

El hemisferio izquierdo es el responsable de la comprensión del sonido y la producción de palabras. El hemisferio derecho, en cambio, se encarga de aspectos del sonido como el tono, la melodía, la acentuación o los estímulos auditivos.

De esta forma, el oído derecho tiene ventajas sobre el oído izquierdo en los estímulos relacionados con la comprensión y producción del lenguaje, mientras que el oído izquierdo aventaja al derecho en aspectos melódicos, tonalidad, etc.

Los juguetes interactivos que promueven el desarrollo sensorial del pequeño, como el Robot Robi de Fisher-Price estimulan su aprendizaje de forma divertida. Sus tres opciones de juego con música, canciones, conversación y baile permiten adaptar el juguete a las diferentes necesidades del niño a lo largo de su crecimiento.

Durante el juego, el Robot Robi enseña las letras, los colores, a contar, a bailar y a obedecer órdenes sencillas, para que el pequeño se familiarice poco a poco con las palabras y conceptos. Además, su opción de grabar un mensaje fomenta en el niño el deseo de pronunciar sonidos y palabras para escuchar su propia voz.

Las acciones y reacciones estimulan la curiosidad natural de los pequeños y les anima a explorar y descubrir los objetos que les rodean. Por eso, fíjate en los sonidos que más llaman su atención y de dónde vienen y por qué se producen para ayudarles a comprender su entorno.

Imágenes | iStock / Rohappy / gpointstudio / Fisher-Price.