.
Bebés y más
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Cuando los niños desarrollan el juego libre, sin filtros ni directrices, disponen de total libertad para ser ellos mismos. Y es entonces cuando, al dejar volar su imaginación sin límites, por ellos mismos, descubren el mundo que les rodea, exploran, aprenden y se desarrollan. Te contamos el valor que tiene para el desarrollo infantil el juego libre y por qué es tan importante la imaginación para los niños.

El juego libre, motor del desarrollo infantil

El juego libre es aquel que permite a los niños escoger a lo que quieren jugar, con qué y el uso que le dan a los objetos. Consiste en jugar con su cuerpo, con juguetes, manipular objetos, poder moverse guiados por su propio instinto y por su curiosidad innata. La total libertad de juego aumenta la interacción del niño con su entorno, eleva su autoestima, incentiva su imaginación, favorece su inteligencia social y potencia sus capacidades ejecutivas.

Lo que hace que una persona tenga capacidad ejecutiva son ciertas características personales como tener iniciativa, ser buen comunicador, resistencia al fracaso y las adversidades y, sobre todo, tener confianza en uno mismo.

EL JUEGO AUMENTA LA CONFIANZA DE LOS PEQUEÑOS EN SÍ MISMOS

Todas estas características se fomentan, desarrollan y fortalecen practicando el juego libre durante la primera infancia.

Además, se da el hecho de que estas capacidades crecen si se disfruta de lo que se hace. Es decir, jugando los niños se enriquecen y aprenden más por el mero hecho de que se lo están pasando bien.

La nueva campaña de Fisher-Price destaca la importancia de que los niños sean niños para que exploren, se diviertan y aprendan a través el juego sin límites, e invita a los padres a estimular las habilidades naturales de sus hijos desde una edad temprana para potenciar al máximo su aprendizaje a través del juego. Y es que… a medida que crecen y juegan, ¿quién sabe en qué pueden convertirse?

Al tomar el control sobre sus propias acciones durante el juego, los niños aprenden a tomar decisiones y pueden explotar toda su creatividad, su propia personalidad y habilidades únicas de la forma más divertida.

El juego libre también fomenta, como ningún otro, el desarrollo cognitivo de los pequeños permitiéndoles aprender por sí mismos mediante la interacción con sus materiales de juego y con su entorno.

Asimismo, el desarrollo del juego libre está íntimamente ligado al de la imaginación, un don innato en los niños y un activo cada vez más necesario en la edad adulta.

Cómo funciona la imaginación en los niños

A partir de los dos años aproximadamente, los niños comienzan a practicar el juego simbólico y con él descubren todo el potencial de su propia imaginación. Con ella dan vida a sus juguetes y a los objetos que encuentran a su alrededor. Así van desarrollando con el paso del tiempo su creatividad, la cual es cada vez mayor.

LA IMAGINACIÓN VA UNIDA AL PENSAMIENTO ABSTRACTO

A los seis años la imaginación infantil les permite desarrollar el pensamiento abstracto y, con él, amplían aún más sus habilidades cognitivas. Serán cada vez más capaces de crear e imaginar cosas sin tener a la vista ningún patrón de referencia.

Después, y progresivamente, este proceso se vuelve cada vez más reglado y social, y los pequeños comienzan a jugar con otros niños en grupo. La imaginación aumenta su capacidad de disfrute durante los juegos y el nexo de unión que les permite desarrollar sus habilidades sociales.

Al llegar a la etapa de la preadolescencia, alrededor de los 10 años, los niños y niñas cuya imaginación ha sido cultivada adecuadamente durante su primera infancia, son más capaces de poner su creatividad al servicio de sus capacidades ejecutivas.

La imaginación al servicio de una infancia plena

La imaginación es una ventana al mundo interior de los niños. Es una de las formas que ellos tienen para expresarse y comunicar todo lo que bulle en su universo emocional y cognitivo.

LA IMAGINACIÓN PROMUEVE EL BIENESTAR EMOCIONAL DE LOS NIÑOS

Fomentar la imaginación en los niños tiene grandes beneficios para su desarrollo.

Además de ayudarles a generar el pensamiento abstracto y el creativo, también les permite liberar tensiones, amplía su noción del mundo, promueve la risa y la felicidad, facilita la expresión oral, aumenta su placer durante el juego en solitario y en equipo, y favorece su bienestar psíquico y emocional.

Por todos estos motivos, los niños recurren constantemente a la imaginación durante toda su infancia. Estimular de forma correcta la imaginación de los niños les proporciona una inagotable fuente de ocurrencias que enriquecen su pensamiento creativo, y así es como poco a poco van creciendo a la vez que desarrollan todos sus talentos.

Imágenes | Hannah Tasker – iStock / Choreograph / evgenyatamanenko.