.
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Cuando los niños comienzan a dar sus primeros pasitos, entran en una etapa de mucho mayor desarrollo y autonomía personal. Al poder ir de aquí para allá, los niños se transforman en pequeños exploradores. El siguiente paso natural, es comenzar a expresarse para indicar su voluntad, preferencias y deseos. Te desvelamos los cambios que implica el empezar a andar.

El desarrollo físico y cognitivo de los niños que comienzan a caminar

Normalmente, los niños comienzan a caminar entre los 9 y los 24 los meses de edad. Este avance en la actividad motora de los pequeños provoca toda una serie de cambios en su desarrollo.

A nivel físico, se mejoran las destrezas motoras gruesas de los niños ya que estos inician el desarrollo de los músculos grandes de las piernas y los brazos ejercitándolos al caminar.

También hay un gran avance en sus habilidades motoras finas, ya que al poder ir de aquí para allá, empiezan a interesarse aún más por los pequeños objetos a su alcance, que manipulan usando los pequeños músculos de sus dedos y manos.

AL CAMINAR Y GANAR AUTONOMÍA, SE DESARROLLA LA MOTRICIDAD GRUESA Y FINA DEL NIÑO

En esta etapa de su primera infancia, el juego cobra cada vez mayor protagonismo y los juguetes se convierten en herramientas básicas de aprendizaje para los más pequeños de la casa.

Gracias a ellos, los niños practicarán sus nuevas habilidades y les entrenarán para usar herramientas básicas en su vida cotidiana.

De esta forma comenzarán a manipular, por ejemplo, ceras de colores y cubos apilables. Todo ello les entrenará para aprender a usar futuras herramientas, como una cuchara.

A nivel cognitivo, su recién adquirida autonomía y libertad potenciará el aprendizaje en diversas áreas. Al manipular instrumentos o juguetes, comenzarán a establecer relaciones de causa-efecto, gracias a las cuales comprenderán mejor cómo funcionan los objetos y el mundo que les rodea, por el que cada vez sienten más curiosidad.

 

 

Una etapa de exploración y autodescubrimiento

A su ritmo, los pequeños caminantes van descubriendo el mundo que les rodea. Su aprendizaje aumenta con la exploración del entorno y con la interacción del niño con los objetos, lugares y personas que lo rodean. Al explorar, el niño comienza a realizar pruebas de ensayo-error y a sacar conclusiones de causa y efecto.

LA EXPLORACIÓN ES LA BASE DE TODO EL APRENDIZAJE DURANTE LA PRIMERA INFANCIA

La exploración es muy importante en el aprendizaje del niño debido a que permite enriquecer su conocimiento, estimular su autonomía y reforzar la confianza en sí mismo. Está ligada al desarrollo cognitivo y gracias a ella los niños toman conciencia de sí mismos y de todo lo que se encuentra a su alrededor.

En esta fase, resulta primordial facilitarles materiales de juego versátiles y multifuncionales, capaces de adaptarse a todas su necesidades. La Cebra Parlanchina Primeros Pasos de Fisher-Price es un juguete evolutivo que le acompañará durante mucho tiempo. No solo le servirá de apoyo para dar sus primeros pasos, sino que le animará a seguir caminando con frases de estímulo. Además, su centro de actividades con luz y sonido le permitirá jugar sentado en el suelo, estimulando sus sentidos y ayudándole a pronunciar sus primeras palabras.

Desarrollo del lenguaje y social

A medida que su mayor libertad de movimiento le va haciendo desear alcanzar objetos, el niño comenzará a desarrollar el lenguaje necesario para mencionarlos. También comenzará a entender las normas y los límites y acatará órdenes sencillas y será capaz de reconocer y señalar las partes del cuerpo.

LOS PRIMEROS PASOS SON LA ANTESALA DEL DESARROLLO SOCIAL DE LOS NIÑOS

El desarrollo social del niño también se ve favorecido con el desarrollo del lenguaje. Comenzará a señalar con el dedo para indicar sus necesidades o deseos, recogerá sus juguetes y mostrará cada vez más atención por los cuentos ilustrados.

También se relacionará mucho más y mejor con otros niños de su edad, por los que sentirá una mayor curiosidad que en las etapas previas.

El juego simbólico o de imitación cobrará cada vez más importancia, ya que de esta forma podrá repetir las acciones que observa realizar a los adultos en su día a día.

Cambios en el comportamiento: autonomía y seguridad en sí mismo

Los niños que empiezan a caminar tratan de ser cada vez más independientes y su natural curiosidad les llevará a intentar realizar muchas más actividades nuevas. A medida que vayan logrando desenvolverse por sí mismos, ganarán en autoestima, confianza y seguridad.

Irán soltándose cada vez más y cuando se sientan seguros, comenzarán a caminar cada vez más tiempo solos, sin apoyo. También tratarán de trepar, correr y saltar con cada vez más frecuencia.

CAMINAR AUMENTA LA AUTOESTIMA DE LOS NIÑOS

Ahora los niños buscan juguetes que involucren todo el cuerpo en el juego. Desean moverse e interactuar. Están ganando cada vez más control sobre sus extremidades y necesitan ejercitarlas.

También se enfrentan a la frustración por primera vez, lo que sucederá cuando algo no les salga como desean. Por eso en esta fase es importante proporcionarles juguetes adecuados a su edad y a su fase de desarrollo. Con actividades diseñadas para encauzar su aprendizaje progresivamente y así evitar su frustración.

Los primeros pasos del bebé son un acontecimiento muy esperado y celebrado por todos los padres. También constituyen un hito en el proceso evolutivo del niño. Es una etapa fascinante de su desarrollo que abre las puertas a todo un mundo de nuevos descubrimientos. Con nuestro apoyo y las herramientas adecuadas, los pequeños exploradores harán cada vez más progresos y nuevas conquistas.

Imágenes | iStock / Ivanko_Brnjakovic / SbytovaMN / FamVeld.