.
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Los bebés se pasan el día dando pataditas al aire. En la cuna, en el cochecito de paseo o incluso cuando les cogemos en brazos, no paran de patalear. ¿Por qué lo hacen?

Las patadas, mucho más que un acto reflejo

Las pataditas de los bebés son, en una primera etapa, reflejos automáticos que su cerebro y su sistema neuromuscular utilizan para ejercitarse.

LAS PATADAS EJERCITAN LAS PIERNAS DEL BEBÉ Y LO PREPARAN PARA CAMINAR

Esta actividad permite, en las primeras semanas de vida, adquirir las habilidades necesarias para empezar a moverse y caminar más adelante.

Durante los primeros 6 meses del bebé, estos reflejos automáticos que tanto le divierten irán perfeccionándose poco a poco hasta terminar dando lugar a movimientos controlados. La antesala de sus primeros pasos.

La primera función de las patadas es adaptar al niño a la gravedad fuera del útero materno. Después, con la práctica llega la coordinación de movimientos tanto con las dos piernas, como con las piernas y los brazos simultáneamente.

Las sacudidas de las piernas fortalecen los músculos de las extremidades inferiores y la espalda del bebé. Patalear, levantar las piernas y comenzar a agarrarse los pies con sus manitas también desarrolla su coordinación óculo-manual. Finalmente, alrededor de los 6 meses, el bebé ya está preparado para el volteo y para reptar.

¡A practicar con juegos!

Hay muchos juegos y ejercicios que podemos hacer con el bebé de forma cotidiana para ayudarle a desarrollar sus piernas, el sentido de la lateralidad y la marcha. Por ejemplo: podemos ponerle boca arriba y encogerle con suavidad las piernas para animarle a que las estire con fuerza.

También, cuando le cambiamos de ropa o de pañal, podemos dejar que sus pies toquen nuestro estómago para animarle a mover las piernas, ejercer presión sobre nuestra tripa y tantear nuestro abdomen con la punta de sus pies.

LOS JUEGOS QUE LE HAGAN MOVER LAS PIERNAS AYUDAN AL BEBÉ A PREPARARSE PARA ERGUIRSE

Asimismo, calzarle con calcetines o patucos de alegres colores despertará su curiosidad y hará que intente alcanzarse los pies con las manos, para lo que tendrá que flexionar y estirar las piernas.

Aunque lo ponga todo perdido, la hora del baño también es perfecta para ejercitarle. Coloca una toalla amplia bajo su bañerita, y anímale a chapotear dentro del agua para que sus piernas hagan ejercicio y se fortalezcan.

Otra buena idea es colocar un piano infantil de tela a los pies de la cuna del pequeño, como el Piano Perrito Pataditas de Fisher-Price. De este modo, el bebé se lo pasa genial haciéndolo sonar a base de pataditas, mientras le permite ejercitar sus piernas y estimular sus sentidos con luces, sonidos y melodías.

En una primera etapa, la música y las suaves texturas ayudan a reforzar la motricidad gruesa del pequeño, ya que le animan a seguir dando pataditas y golpecitos al juguete musical. Además, a medida que va creciendo, el piano puede ser utilizado para jugar boca abajo, o incluso sentado, para reforzar la musculatura de sus brazos, espalda y cuello. Así, de forma divertida, el pequeño practicará a diario los ejercicios previos al gateo.

Y mientras se ejercita físicamente, su desarrollo sensorial y cognitivo también se ve beneficiado, ya que al activar las luces y la música el bebé se da cuenta de que sus acciones provocan que sucedan cosas divertidas y así descubre la relación causa-efecto mientras las canciones le enseñan los colores, las formas y los números.

Descansar también es importante

Cada bebé tiene su propio ritmo. De forma natural y sin necesidad de forzarlos, todos los niños comienzan a darse la vuelta, incorporarse, sentarse, reptar, gatear y finalmente dar sus primeros pasos.

Durante los primeros meses de vida del bebé, cualquier actividad resulta agotadora. Por eso, para favorecer su desarrollo, lo ideal es alternar los momentos de juego con los de necesario descanso.

Cuando el bebé haya descansado, esté despierto y no tenga hambre ni necesite que le cambiemos el pañal, es el momento idóneo para despertar su interés con divertidas actividades y juegos que harán que crezca sano y feliz.

Imágenes | iStock / Halfpoint / amoklv /Fisher-Price.