.
Contenidos contratados por la marca que se menciona

La música y las canciones están unidas al aprendizaje infantil desde el mismo nacimiento del niño. El ritmo, los sonidos y las melodías estimulan a los más pequeños de la casa y les ayudan a centrar la atención y a aprender de forma divertida. Te contamos cómo las canciones contribuyen en el desarrollo de los bebés.

La música como instrumento de aprendizaje

El uso de la música como parte del aprendizaje del ser humano se remonta a tiempos muy antiguos. Ya en la Grecia clásica se reconocían sus ventajas formativas. En la actualidad, numerosos estudios científicos investigan y reconocen los efectos beneficiosos de la música en los bebés y los niños pequeños.

Entre otras cosas, la música les aporta placer, activa su cerebro, mejora su capacidad de aprendizaje, su capacidad de comunicación y lenguaje, e incluso sus habilidades cognitivas.

LA MÚSICA AYUDA A LOS NIÑOS A EJERCITAR SUS CAPACIDADES INNATAS

Aunque cada persona tiene unas habilidades específicas, todos los seres humanos nacemos con un determinado potencial para aprender y tendremos más facilidad para desarrollarlo al máximo si lo ejercitamos desde la primera infancia.

Cómo aprenden los niños

Durante la infancia, se aprende todo de forma más fácil y rápida ya que el cerebro de los niños es mucho más plástico y activo que el de un adulto. De hecho, el cerebro infantil tiene la increíble capacidad de crecer más rápido en los primeros cinco años que en cualquier otro momento de su vida.

LAS MELODÍAS Y CANCIONES FAVORECEN EL DESARROLLO COGNITIVO DE LOS PEQUEÑOS

Sin embargo, la manera en la que los niños aprenden difiere mucho de la de los adultos. Ellos aprenden jugando. Y es en este contexto en el que la música y las canciones les ayudan a pronunciar sus primeras palabras, a conocer los números, a familiarizarse con las letras y los colores, y a intentar vocalizar y cantar siguiendo el ritmo.

Rodeando a nuestros hijos de los materiales adecuados, podemos contribuir enormemente a su desarrollo y al despertar de sus capacidades innatas.

Por ejemplo, los cuentos interactivos como el Libro Interactivo de Aprendizaje de Fisher-Price estimulan los sentidos del niño y refuerzan su aprendizaje. Con divertidas funciones de luz y sonido, le ayudan a aprender vocabulario o la relación de causa y efecto mientras se divierte escuchando canciones.

Pasando las páginas de este libro los niños pueden escuchar canciones infantiles y aprender a contar, a pronunciar los números, las letras, palabras sencillas, a identificar las formas y familiarizarse con los conceptos básicos.

Beneficios educativos de la música

Existen numerosos estudios sobre la influencia positiva de la música en los niños. Cantar canciones a los bebés, escuchar música con ellos y dejarles experimentar con juguetes musicales e instrumentos infantiles estimula su inteligencia y su capacidad de aprendizaje.

ESCUCHAR MÚSICA ESTIMULA LA INTELIGENCIA DE LOS BEBÉS Y SU CAPACIDAD DE APRENDIZAJE

La música favorece la capacidad de atención y concentración, la creatividad, la memoria y el razonamiento, todo lo cual influye favorablemente en el aprendizaje.

También a nivel emocional y psicológico, les relaja y despierta, estimula y desarrolla emociones que modifican su estado de ánimo aportándoles placer, alegría y felicidad. Esto hace que su disposición a aprender sea mayor cuando escuchan música.

Asimismo, es una estupenda preparación preverbal: los niños que escuchan música no solo comienzan a hablar antes, sino que tienen más facilidad para aprenderotros idiomas. Es por ello que en muchas guarderías las profesoras ponen de fondo música clásica y canciones en inglés a los pequeños mientras estos desarrollan juegos y actividades.

El objetivo principal de esta estimulación musical temprana no es crear músicos profesionales, sino despertar el gusto del niño por este saludable arte, y que al igual que con el juego, pueda disfrutar mientras que aprende.

Imágenes | iStock / Halfpoint. / Fisher-Price / StockSnap